Entradas populares

sábado, 29 de noviembre de 2008

Frase: el alma y las bibliotecas

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.

En Egipto se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase
en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.



jueves, 13 de noviembre de 2008

Sabías que:

Antes de la comunicación escrita, surgió la comunicación oral, era la única forma de tranmitir conocimientos de una generación a otra Dio origen a reglas nemotécnicas para retener determinados códigos como por ejemplo los quipus, que consistían en nudos en soga। Estas costumbres tan arraigadas, sobrevivieron hasta entrada la edad media, con la colaboración delos juglares y los bardos viajeros.

La Agencia Argentina de ISBN

Es la encargada de desarrollar el Sistema ISBN en la República Argentina. Su administración se encuentra a cargo de la Cámara Argentina del Libro y sus funciones son:
· Asignar y manejar el registro del ISBN.
· Encargarse de las relaciones con la Agencia Internacional de ISBN.
· Decidir los prefijos editoriales que se necesitan, consultando con las organizaciones comerciales y con los editores.
· Asignar los prefijos editoriales a los editores susceptibles de pertenecer a ese grupo, y llevar un registro de las editoriales y de sus correspondientes prefijos.
· Prestar asesoramiento técnico y asistencia a las editoriales, con el fin de que el grupo siga las normas y procedimientos apropiados.
· Concertar con los editores la numeración de sus fondos anteriores, así como su publicación en listas comerciales y bibliográficas.
· Mantener la coordinación con todos los sectores de la industria editorial, e incorporar las nuevas editoriales al sistema.
· Asistir a la industria editorial en el uso del ISBN en sistemas computarizados.
· Actuar como instrumento que recoja y difunda la oferta editorial.
· Elaborar información que permita conocer las tendencias de la producción no sólo comercial sino también institucional.
· Actuar como nexo para viabilizar la cooperación e interacción entre empresas e instituciones interesadas en el libro.
· Editar publicaciones sobre libros registrados en el sistema.
· Centralizar el servicio de catalogación en fuente.
· Asignar y manejar el Sistema de Código de Barras para libros.
· Elaborar estadísticas.

El Humor de Mafalda


jueves, 6 de noviembre de 2008

Bibliotecas Públicas

MIERCOLES 7 de Junio de 2006

La presidenta de la Asociación de Bibliotecarios de EE. UU. "Las bibliotecas tienen que ser el orgullo de una comunidad"
La especialista norteamericana Leslie Burger define las nuevas prioridades

Con el avance de los nuevos medios electrónicos, las bibliotecas públicas están llamadas a renovarse y son cada vez más necesarias.
"Me gusta creer que son cruciales. Cuando las organizaciones invierten en bibliotecas y crean instituciones fuertes, es un indicador del valor de esa comunidad en términos de inversión en educación, aprendizaje vitalicio y construcción de lazos comunitarios".
Así lo afirma la especialista norteamericana Leslie Burger, directora de la Biblioteca Pública de Princeton, que acaba de ser elegida presidenta de la American Library Association (Asociación de Bibliotecarios Norteamericanos, ALA por su sigla en inglés), que conducirá entre julio próximo y junio de 2007.
De paso por Buenos Aires, adonde llegó para dar la conferencia inaugural de la 39a. Reunión Nacional de Bibliotecarios, organizada por la Asociación de Bibliotecarios Graduados de la República Argentina, Burger no duda de la importancia de la biblioteca pública como eje de la vida social de la comunidad: "Debe ser la institución organizadora y tiene que ser el orgullo de la comunidad", afirma.
A partir de su experiencia como directora de la Biblioteca Pública de Princeton (comunidad con alrededor de 30.000 habitantes, de los cuales 6000 son estudiantes golondrina), apuesta a la capacidad de inclusión y contención de la biblioteca dentro de la sociedad actual.
"Las bibliotecas son un componente central y se han transformado en un punto de encuentro, con miles de personas que las visitan para utilizar sus recursos", expresa, al comienzo de una entrevista con LA NACION, en la que se explaya sobre los nuevos desafíos que esperan a las bibliotecas.
-¿La biblioteca que usted dirige está abierta a todas las edades?
-Las bibliotecas comunitarias en general atienden a todos, desde el nacimiento hasta la tercera edad. Ofrecemos programas y servicios para alfabetizar tempranamente a los bebes, para que los padres se pongan en contacto con otros padres y así aprendan unos de otros, y para que los chicos en edad escolar tengan un lugar seguro donde asistir después de salir de la escuela, para que reciban ayuda con sus tareas y tengan un lugar donde ser, simplemente, adolescentes.
-¿Los adultos tienen un lugar?
-Diseñamos programas especiales para adultos: grupos de discusión de libros, de películas, foros comunitarios, recreación, baile, música. Trabajamos con muchas comunidades de jubilados, para transportar a quienes están en hogares de ancianos hasta la biblioteca para que puedan interactuar con otras personas.
-La biblioteca se piensa más bien como un centro cultural
-Sí y no. En este momento, las bibliotecas en los Estados Unidos piensan en su papel en términos mucho más amplios. La gente aprende de muchas maneras diferentes y mientras en el pasado nos centrábamos en materiales impresos, ahora entendemos que se aprende al leer, al compartir historias, al participar en un programa, en una sesión de capacitación sobre tecnología y a veces, simplemente, al mirar una exposición de arte. La biblioteca es uno de los pocos sitios que reúnen en un lugar público a gente de antecedentes muy diferentes, de todos los sectores sociales.
-¿Esto incluye a los sectores marginados?
-Sólo puedo darle una respuesta en el contexto de mi propia comunidad, Princeton. Recientemente, hubo mucha actividad de patotas y la biblioteca cumplió un papel muy importante al trabajar con otras instituciones comunitarias para generar un entorno seguro para los adolescentes, y ofrecer programas y materiales educativos. Como consecuencia de este esfuerzo concertado, en los últimos nueve meses la violencia disminuyó.
-¿La biblioteca trabajó para ello en conexión con las escuelas?
-Sí, trabajamos junto con las escuelas, con el centro de terapias antidrogas para jóvenes, con la policía, con la comunidad médica, con sectores religiosos y grupos comunitarios.
-¿Qué posibilidades de integración ofrece la biblioteca a la tercera edad?
-Brindamos muchísimas oportunidades. Tenemos un programa de voluntariado muy amplio, que permite a los jubilados ofrecer su tiempo para asistir a la biblioteca en su funcionamiento. Entre 50 y 60 voluntarios de la tercera edad nos ayudan todo el tiempo. El trabajo va desde colocar libros en los estantes, hasta ayudar como tutores de alumnos, leerles a los chicos o entregarles libros a personas que no pueden salir de sus casas. También hay programas abiertos y gratuitos y se favorece el intercambio social. Muchos vienen a leer el diario, a hablar con otras personas, a aprender a usar la computadora para poder comunicarse con sus nietos, a tomar un café en nuestra confitería, o simplemente a sentarse y leer un libro.
-¿Qué dimensiones tiene la Biblioteca Pública de Princeton?
-Cuenta con unos 165.000 libros, DVD y programas de software. Es nueva; hace dos años que existe.
-Usted afirmó que para crear esta biblioteca juntó a diferentes sectores de la comunidad para reunir dinero. ¿Cómo lo hizo?
-Para poder recaudar los fondos necesarios en forma privada fue necesario elevar el perfil de la biblioteca en la comunidad. Tuvimos que lograr que la gente entendiera que la que teníamos era insuficiente y crear la demanda de una nueva biblioteca, que ahora se ha transformado en una fuente de orgullo para toda la comunidad.
Ana Ojeda Bär.

ISBN

Desde el 2007 ISBN tiene 13 dígitos


ISBN de 13 dígitos
Desde su creación, en 1970, el International Standard Book Number (ISBN) ha sido reconocido como el único sistema de identificación dentro del sector editorial y del comercio del libro, desde el comienzo de su producción y, luego, durante todo el proceso de distribución y venta. Su utilización generalizada y el aumento constante del número de editoriales y de títulos publicados, en distintos soportes, ha hecho necesario ampliar la capacidad del sistema, aumentando la cantidad de dígitos que lo componen.
Los años 2005 y 2006 se consideraron como una etapa de transición, en que las Agencias Nacionales de ISBN continuaron asignando ISBN de 10 dígitos, y comenzarán el proceso de conversión al formato de 13 dígitos (con prefijo 978), en tanto que los distintas partes implicadas en el comercio de libros tendrán que comenzar a adaptar sus sistemas a la nueva estructura numérica, hasta el 1 de enero del 2007, fecha de entrada plena en vigor del número de ISBN de 13 dígitos.
La utilización del número de ISBN es uno de los elementos fundamentales en los catálogos y sistemas de gestión de editoriales, librerías, distribuidoras, bibliotecas y otros organismos y es por ello que en esta primera comunicación solicitamos a los programadores de esas entidades que efectúen una revisión de sus sistemas, en especial en cuanto a la definición de los campos destinados al ISBN, a fin de permitir, durante este período de transición, la coexistencia de ambos números de identificación, tomando a la vez la previsión de facilitar su búsqueda utilizando una u otra opción.
Estructura numérica
El nuevo ISBN consta de 13 dígitos: el prefijo de 3 dígitos que identifica el sector del libro (actualmente, 978), seguido del número central de 9 dígitos, y el dígito de comprobación, que valida la integridad interna de todo el número. Como tal, será idéntico al código EAN «Bookland» de 13 dígitos que ya aparece en el código de barras impreso de la contratapa del libro.
Después de enero del 2007, el sector del libro podrá usar el prefijo adicional del EAN («979»), cuando las agencias del ISBN hayan agotado los prefijos ya asignados por la Agencia Internacional de ISBN y que son los que hoy se encuentran en uso. Es por esa razón que es previsible que una agencia pueda emitir algunos números ISBN con el prefijo 978 y otros con el prefijo 979.
En próximas comunicaciones enviaremos información sobre el ISBN de 13 dígitos, orientada a cada uno de los sectores, así como respuestas a las preguntas más frecuentes que ya se han recibido sobre este cambio.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Novedades en catalogación para el 2009

Resource Description and Access (RDA) será el código catalográfico más empleado a partir de 2009. Desde el año 2004 se trabaja en una nueva norma que sustituya a la segunda edición de las Reglas de Catalogación Anglo-Americanas (AACR2), las reglas de catalogación que son utilizadas en la mayoría de las bibliotecas de todo el mundo. Las RDA se basan en los modelos conceptuaes desarrollados por la IFLA para la identificación de las relaciones entre una obra y su autor; concretamente, siguen las pautas de los Requisitos funcionales para los registros bibliográficos (FRBR) y de los Requisitos funcionales para los datos de autoridades (FRAD). Estos dos modelos, en los que se basa RDA, parten de la necesidad de los usuarios de encontrar, identificar, seleccionar y obtener los recursos que una biblioteca pueda facilitarle. RDA reúne la información necesaria para describir un recurso, dejando atrás la mera visualización de la información, obtetivo de la catalogación actual. En octubre de 2007 las principales agencias bibliográficas de Australia, Canadá, Estados Unidos y Reino Unido decidieron dar su apoyo incondicional a RDA y crear un comité conjunto para su desarrollo y aplicación. En el tercer trimestre de 2009 RDA estará disponible y sustituirá definitivamente a las AACR2. Hasta entonces, sigue abierto un periodo de envío de comentarios para la mejora de la versión actual. Toda la información sobre RDA está disponible en la web del JSC, el Joint Steering Committee for Development of RDA. RDA permite la interoperabilidad entre diferentes modelos de metadatos, ya que el comité que las ha desarrollado ha trabajado de forma conjunta con la comunidad Dublin Core, la oficina de estándares del MARC21 de la Biblioteca del Congreso, el grupo de IFLA de catalogación y el sector editorial en relación a la norma ONIX. La información descrita con RDA será fácilmente integrable con catálogos de bibliotecas, de editoriales, bases de datos y servicios bibliográficos. RDA se crea pensando en la información digital y en entornos de trabajo basados en la web. RDA permitirá interfaces de OPAC más acordes con las necesidades informativas y de localización de las bibliotecas, así como un mejor intercambio de información con los usuarios, que podrán incluir sus notas en los catálogos. RDA es compatible con AACR2 y su principal novedad es que la forma de muchos encabezamientos cambiará, siguiendo lo establecido en los diferentes requisitos funcionales de la IFLA. 2009 será el año en que la catalogación se adaptará a la nuevas formas de acceso a la información.

Fuente: ABGRA , directrices hacia una nueva catalogación